3000 readers a day
Mangiamaccheroni FXcuisine.com  

Una vista a Rungis, el Mercado de Alimentos más Grande del Mundo

 Home >> Experiencias Gastronómicas
Temas ¦ ¦
Otras versiones: English  
Feedback61 comentarios - deje el tuyo!
ZOOMAlta resoluciónPrint
Stampar
Rungis, en las afueras de Paris, es un lugar de culto para los gourmets.  Es tan grande que necesitas un auto para ir de una nave a la siguiente.  Es ahí donde los chefs parisinos compran lo que cocinan.  Pude visitarlo a las 4 de la mañana.

Rungis es el mercado de mayoristas más grande del mundo para comprar productos frescos.  Pescado, carne, frutas, verduras, queso y hasta flores frescas son vendidos aquí todos los días en cantidades tan grandes que toda un estación de trenes y una salida de la autopista se han construido para darle servicio.

Estando justo fuera de Paris - puedes ver la Torre Eiffel y el Tour Montparnasse en el horizonte en la foto de arriba - Rungis le da servicio a muchos restaurantes parisinos de gran altura.  El mercado tiene clientes distinguidos y sólo los productos más frescos y de la más alta calidad  tienen alguna esperanza de ser vendidos. Esto lo hace un lugar muy atractivo para ser visitado por un gourmet viajero como yo.  Pero uno no puede visitar Rungis.  No hay trenes de pasajeros o autobuses, ni metro y la mayoría de los taxis no te lleva allá.  Necesitas una tarjeta para entrar.  Los locales no son particularmente amables con los extaños.  Y Rungis trabaja de la medianoche a las 7 de la mañana.  ¿Y como me las arreglé para visitarlo?

Nota: Las fotos en este artículo tienen el grano abierto y no son para los delicados de corazón.  Los turistas en realidad no pueden visitar Rungis, y a los locales no les gusta ser fotografidos, especialmente cuando son escoltados por un miembro de la temible administración de Rungis.  Tuve que apagar mi flash y por esta razón, las fotos tienen el grano abierto y no se pueden ampliar.  Para ver las fotos más macabras de las tripas tienes que hacer click en un link de texto.  Puedes volverte vegetariano si haces click ahí.

 

La administración de Rungis me había referido con un guía privado.  Acordamos vernos a las 5:30 AM. 'A que hora debo salir del hotel en el centro de Paris', preguntamos. 'Necesitan unos buenos 90 minutos' nos respondieron.  Revisamos el mapa y le preguntamos a un par de personas y decidimos que, dada la hora, con media hora bastaría.  La mayoría de los taxis no te llevará a Ruingis así es que le pedimos al concierge que negociara con Taxi Bleus, una compañía de taxis, para conseguirnos un taxista que si lo hiciera.

El trayecto tomó 20 minutos más o menos y el taxita conocía el mercado y nos dejó en A La Mareée, donde aparentemente comienzan todos los tours de Rungis.  No conseguimos llamar al celular del guía pero él nos encontró al bajarnos del taxi.  ¡Qué suerte!  Ya podía ver los encabezados 'Gourmets extranjeros son encontrados congelados después de ser botados en Rungis'

A la Marée es un restaurante gourmet de pescado localizado justo a un lado de la Nave del Pescado ('Le pavillon de la marée'). El Presidente Mitterand solía venir a media noche con sus ministros a hacer concursos de quien comía más ostiones.

Tomando café, nuestro guía M. Philippe Bardet, nos empezó a explicar lo importante que es Rungis.  'Rungis vende más de  €7bn de alimentos cada año.  El mercado abarca 232 hectáreas. Lo cambiaron de les Halles en los sesentas, etc...' Miró su reloj y sugirió que nos diésemos prisa antes de que todo el pescado desapareciera.

Todas las visitas a Rungis comienzan con la Nave del Pescado ya que abre alrededor de la medianoche y cierra cuando todo el pescado se ha vendido.  Para las 6 de la mañana la mayor parte ya se vendió, así es que necesitas ir lo más temprano posible.  Pero antes de que puedas entrar a una de las naves de alimentos te tienes que poner un traje blanco tipo CSI con el sombrero más feo que te puedas imaginar.  M. Bardet sacó unos de su auto y nos los dió.

Entramos a la recién remodelada Nave del Pescado.  Cuando llegamos ya no había mucho pescado.

A las 6 AM este tiburón ya no estaba en su punto.  Las pescaderías los compran para que cuando los niños pasen frente a sus puestos le pidan a sus mamás que les compren pescado.  Aparentemente un viejo truco de la industria.

La nave de las frutas y verduras es la mayor del mundo, aunque todo lo que ves es una inmensa nave con montañas de verduras.  No hay nada que no encuentres en las tiendas, a menos que busques una tonelada de jitomates.

Comerciantes de toda Europa vienen a Rungis a comprar y vender fruta.  Es mucho más que un mercado de mayoristas para los restauranteros de Paris.

 

La nave de los quesos ha venido declinando desde que ls supermercados franceses decidieron incrementar su oferta de quesos.  No compran su queso en Rungis y los pequeños negocios de queso, luchando con la nueva competencia, no pueden compensar la pérdida de ventas en Rungis.  Algunos de los mayoristas de queso en el Pavillon des Fromages ya han comenzado a vender otros productos.

Yo ya había visto la mayoría de los quesos, pero algunas de las grandes ruedas o meules de queso son muy impresionantres.

 

Mi lugar favorito en Rungis es el Pavillon de la chasse - la Nave de Presas de Caza. Noviembre fue un buen mes para visitarlo, pero al principio lo único que vimos fue otra interminable nave llena de cajas:

La parte intereante está dentro de las cajas - aves coloridas y animales con piel.  Me gustaría ver a algún lector identificar las aves en las fotos que siguen.

Esos Urogallos o Lagópodos Escoceses probablemente fueron a parar a restaurantes parisinos el fin de semana.  Este escocés debe ser uno de los pocos bretones que exporta comida gourmet a Francia ¡Bien hecho!

Ve más fotos de Pichones Pigeons, Bresse chickens, dos pavos obesos obese turkeys, más aves more birds, y más aún some more.

Al centro de la Nave de Presas de Caza está Le Saint-Hubert (+33 (0)1 46 86 62 14), obviamente un restaurante que toma su nombre del santo patrón de los cazadores, donde compradores y vendedores se reúnen alrededor de un buen trozo de jabalí, todos en sus unformes de CSI.  Creo que si un turista se sentara con ellos se sentiría como Roman Polanski en Fearless Vampire Killers cuando se para frente a un espejo en un cuarto lleno de vampiros y sólo se ve a si mismo reflejado.  Serías muy notorio.

 

Desde luego me gusta mi conejo, pero en mi carnicería rara vez presentan tan franca y aterrizada descripción de lo que venden como '6 Conejos, salvajes, con piel y vícseras'.

...

Artículo continua PÁGINA SIGUIENTE
Subscribe and you'll never miss an article:
or RSS.







Sponsored links: DHTML Menu By Milonic JavaScript